Seminario de Derechos Culturales y Gestión de la Cultura, Laboratorio de Formadores.

Recinto
Zócalo de Acapulco ( Plaza Álvarez )
Costera M. Alemán s/n , Esquina con Jesús Carranza
Acapulco de Juárez, Guerrero

Horarios y precios
del 20 al 31 de mayo de 2019
De lunes a viernes , 16:00 - 20:00 hrs.
Entrada libre

Por fortuna hay quienes, como Luis Javier Mondragón, han decidido abrazar su profusión y emplearla en función de sus intereses. A partir de sus estudios en derecho y letras, el también traductor se ha esmerado en su papel como creador y emisor de cultura, embarcándose en la incansable labor de acercar a un público, cada vez más disperso; tanto en la lectura de obras inéditas y, muchas veces, desconocidas cuanto en la estructuración de empresas e iniciativas culturales.

Desde el frente legal y el literario ha combatido las adversidades que esperan a quien busca emprender un proyecto independiente con la fundación y dirección de su propia editorial: Exmolino: Taller Editorial, en donde nos ha descubierto Atlántidas literarias en las que predomina el arte de autores que como él se han entregado a los brazos de Apolo.

A través de la colección Las Ciudades Perdidas, Mondragón no sólo busca hacer converger la poesía y el arte sino también lo clásico y lo contemporáneo, al apostar por poetas de épocas distintas y artistas visuales modernos, que logran sostener un diálogo interminable, hasta que uno y otro se funden en ediciones cuidadas en el fondo y en la forma.

Mas si se trata de exaltar el raudal de proyectos a los que se ha sumado Luis Javier, basta mencionar su labor docente en instituciones como el Claustro de Sor Juana o su desempeño como titular de Actio Abogados, con base en el cual orienta a los artistas a vivir de lo que aman.

Ávido de compartir su conocimiento, Mondragón también ha participado en diversos cursos, talleres y conferencias a lo largo de la república mexicana y en el extranjero, de los cuales ha obtenido la satisfacción de encontrar individuos con gran interés en las temáticas que él expone con el ánimo de quien pretende ser juez y parte; con miras a que, como dice el citado poeta, —al cual Luis Javier editó y tradujo en un lírico español en Poeta y boxeador — todo viva en él y se multiplique.